Vía Pobla FM y Sentir Cáceres

Tres puntos de oro para los chicos de Adolfo Senso que se coloca a seis puntos sobre el descenso provisionalmente. A pesar de la igualdad que existió en la primera parte, los locales se adelantaron antes del descanso y redondearon la victoria en la reanudación con un doblete de Javier Mancha. Los de Óscar Martos pudieron marcar solamente al final del encuentro aunque la derrota no les supone un gran peso al mirar la clasificación.

El partido empezó con dominio local. El Diocesano lograba lucir un juego vertical que creaba peligro cada vez que cruzaba a divisoria del campo. Aravaca elaboraba sus jugadas con buen criterio pero sin mucha precisión en la salida y perdía varios balones en el centro. La primera media hora tuvo la posesión repartida y con pocas ocasiones.

Todo parecía destinado al empate al descanso pero una falta desde la derecha para el Diocesano acabó en gol de Ángel de Jorge rematando un balón suelto en el área pequeña. Lástima para el portero Dani que detuvo dos disparos a bocajarro pero en el último no pudo hacer nada.

Tras el paso por vestuarios el Aravaca salió a por todas y sobre todo Fer creaba peligro penetrando en un par de ocasiones en el área pero gracias al meta local, Gonzalo, el marcador no se movió. De hecho, la balanza se desequilibraría del todo cuando Pablo Margallo consiguió marcharse de Jorge y éste trabó al hacer una ruleta en el área.

La acción fue señalada con penalti que lanzó el propio Pablo Margallo y detuvo estirándose todo lo posible Dani a su derecha. No obstante el remate le llegó a Mancha que mandó el balón a la red. Con el 2-0 el Aravaca se volcó adelante, intentando sacar provecho de los balones parados adelantó todas sus líneas.

Eso le permitió al Diocesano armar una contra letal por mediación de Pablo Margallo y Álex desde la derecha que acabó definiendo con gran clase Javi Mancha completando un buen doblete. Quedando poco más de cuarto de hora, el Aravaca intentó reducir distancias cuanto antes, pero la tranquilidad y la calma en la defensa del conjunto colegial impidió una circulación de balón precisa.

Aun así al final el esfuerzo tuvo recompensa a su esfuerzo desde el punto de penalti. Marc transformó una pena máxima al borde del final para marcar el tanto del orgullo y poner el 3-1 definitivo.

 

Ficha Técnica