Vía hoy.es

 

La fábrica del Club Deportivo Diocesano continúa produciendo talento futbolístico. La última joya de la corona que comienza a brillar con luz propia no es otra que Pablo Margallo (Montánchez, 1 de marzo de 1999), media punta del equipo de División de Honor en seguimiento de diversos conjuntos de la escena nacional, entre ellos el Real Madrid.

El jugador natural de Montánchez está probándose estos días en Valdebebas por petición expresa del vigente campeón de Europa, fruto del convenio de colaboración que une al equipo colegial con el madridista. Margallo compartió la sesión de ayer y hará lo propio hoy miércoles con los juveniles del Real Madrid. Asimismo, está previsto que mañana jueves aporte sus dotes en el entrenamiento del Real Madrid Castilla, de Segunda División B, a las órdenes del técnico Santiago Solari.

El jugador extremeño ya había sido seguido de cerca por ojeadores del equipo blanco, tanto en Cáceres como en algunos de los partidos que el Diocesano ha jugado como visitante durante la presente temporada en División de Honor Juvenil, como es el caso de Ávila recientemente. «Llevan más de un mes siguiéndole de cerca», explica el técnico Adolfo Senso, maestro de orquesta del conjunto rojillo.

Tras el entrenamiento del jueves con el filial madridista, Pablo Margallo regresará a Cáceres para integrarse nuevamente en la disciplina del Diocesano de División de Honor. Está por ver si los técnicos del Real Madrid vuelven a reclamar sus servicios para que Margallo participe en más sesiones próximamente: «Con el convenio que tenemos con el Real Madrid no nos podemos negar. Es posible que pueda volver la semana que viene, pero eso ya depende de lo que digan», mantiene el entrenador del Diocesano.

Sea como fuere, Pablo Margallo volverá a ser marcado de cerca por los servicios técnicos del Real Madrid, ya que el Diocesano viajará este domingo a la capital estatal para medirse al Unión Adarve, un equipo inmerso en la lucha por eludir los puestos de descenso.