El Infantil A y Cadete A ganaron en su visita a Castuera por (0-4) y (1-2) respectivamente. Como siempre, el feudo rival fue un auténtico fortín y a los jugadores rojizos les costó muchísimo doblegar a los contrincantes. La prueba es el buen número de lesionados que trae el Cadete A provocada por la dureza local y la permisividad arbitral, algo que no resulta novedoso en esa localidad.