Vía Periódico Extremadura

El Diocesano cerró con una intrascendente derrota en Majadahonda (3-2) su séptima temporada seguida en la División de Honor juvenil. Los cacereños volverán a estar la próxima temporada con la élite de su categoría.

MAJADAHONDA-DIOCE / El Diocesano lo intentó hasta el final en su visita al campo del Rayo Majadahonda. El partido empezó de la mejor manera para el equipo cacereño. No tenían el control completo del balón, pero en el minuto 20, gracias a una buena jugada a la espalda de la defensa local, llegó el primer tanto. Javi Bernal corrió, superó al defensa local, ganó el cuero y su disparo lo paró un defensa bajo palos. Seguidamente la cogió Iván y lo mismo, otro defensa la sacó bajo palos. Y finalmente llegó Vadillo que, desde el punto de penalti aplicó correctamente el refrán de qué a la tercera va la vencida. Gol que abría la lata para los visitantes.

Tras el paso por vestuario el Majadahonda salió más despierto. Todo lo contrario que el Diocesano. En el 60 llegó el empate con un disparo de fuera el área que tocó un defensa y que superó por arriba al portero. Minutos después, saque de esquina del Rayo que Jonny remató a placer en el segundo palo. Y en el 85 llegó la sentencia. El jugador local, Alan, recogió un balón a la espalda de la defensa y anotó el tercero para los locales. Marcos maquilló de manera insuficiente el resultado con un gol (3-2) en el minuto 89.