Crónica:

Vía Pobla F.M.

 

El Rayo Vallecano consigue una importante victoria para seguir en lo alto de la clasificación en la lucha por el liderato. Un golazo de falta de Pedro Martínez señaló el camino a la victoria. Rayo Vallecano 3-1 Colegio Diocesano.

Tras el ‘no partido’ de la semana pasada frente al Fútbol Peña, el División de Honor del Rayo Vallecano volvía a la competición, para recibir en la Ciudad Deportiva al Colegio Diocesano de Cáceres, que venía con la moral por las nubes después de vencer en el derbi extremeño frente al Almendralejo.

El primero en avisar en el partido iba a ser Martín, el central siempre atento a cada jugada. El cinco de Vallecas voló sobre el área rival para cabecear el esférico, pero no vio portería. El Diocesano quería plantarle cara al Rayo, y en la acción posterior Iván montó una contra para intentar sorprender a Fernando, pero que estuvo muy seguro bajo palos para desviar el esférico. El partido empezó a ponerse bonito, con  idas y venidas de los dos conjuntos, aunque ligeramente superior los de vallecas sobre el cuadro cacereño.

Pedro Martínez se estaba sintiendo muy cómodo en el centro del campo, controlando el cuero y la movilidad del juego rayista. Gómez, una vez más, puso la velocidad por la banda izquierda de la Ciudad Deportiva de Vallecas y armó un disparo cruzado que se marchó por la línea de fondo. Corría el cronómetro y fue Pedro Martínez quien marcó la diferencia para desequilibrar la balanza. En una falta lejana, se preparó para protagonizar el golazo de la jornada. En un disparo potente, logró ‘colar’ el cuero por la escuadra cacereña, sin que Gonzalo pudiese hacer nada para atajar el esférico y evitar el primero de los locales.

Si el partido se desequilibró en el marcador, la igualdad reinaba en el terreno de juego. Poco después, la zaga rayista comete un penalti sobre un jugador del Diocesano. Pena máxima muy rigurosa, pero que el colegiado Miguel Ángel Ortiz Arias no duda en señalar. Desde los once metros, Iván transforma el penalti en un tanto, y de nuevo quedaba un mundo de partido por delante. En el tramo final de la primera parte, Iván de nuevo dispuso de una ocasión para adelantar a los de Cáceres en el marcador, pero el tanto visitante no llegó.

En la reanudación el Rayo Vallecano no quería problemas, y a los dos minutos se encontró con una acción desafortunada de Álex, que en el despeje del balón hizo el tanto en propia del partido, lo que permitió que el cuadro de Ángel Dongil se pusiese por delante. Ante la ausencia de Sergio Moreno, Killer también se puso manos a la obra y rozó el tercer tanto del partido de cabeza, pero el esférico ‘llegó sin fuerza’ y no traspasó la línea de cal de Gonzalo.

Si Pedro Martínez anotó el tanto de la jornada de falta, Pablo se iba a encontrar en el mismo punto, pero esta vez para el Diocesano. Tras un buen golpeo, de nuevo Fernando muy seguro bajo los tres palos, echó el candado y despejó el esférico. Poco después, de nuevo Pedro Martínez, volvió a ‘mojar’ y anotó el tercero rayista de cabeza.

El Rayo terminó el partido muy cómodo, pero Ángel de nuevo se encontró con Fernando, que impidió que el Diocesano recortase distancias en el marcador. Finalmente la victoria cayó del lado rayista por 3-1, en un encuentro donde reinó más bien la igualdad de los dos conjuntos sobre el terreno de juego.

 

 

 


 

Previa:

Vía El Periódico Extremadura

El Diocesano (décimo en la División de Honor juvenil) es superado por su rival de esta tarde (16.00 horas) en la friolera de más del doble de puntos de los que actualmente tiene. El Rayo Vallecano, segundo en la tabla, y que, además, jugará en casa. 44 puntos de los madrileños contra 21 de los cacereños, pero eso no arredra a los extremeños, que no descartan dar la sorpresa en el encuentro de Madrid.

Tras el gran triunfo en el derbi de Almendralejo (0-3), vuelven a la cara los de Adolfo Senso, que sueñan con hacer lo propio hoy. Ya parecen al nivel que pueden dar los dos máximos artilleros rojillos: el talentoso Pablo Margallo (excepcional su último gol) y el potente Iván, que también hizo doblete en el derbi. Además, no existe presión alguna.